lunes, 27 de noviembre de 2006

Oiga Doctor: ¿Me estoy haciendo viejo? (Sintomas)

Esta es una pregunta que me estoy haciendo desde hace tiempo. Y no es que sea por la edad (estoy muy contento con la edad de Alejandro Magno), ni porque tenga achaques de salud. El tema viene por mi afición a los comics. Y es que si tengo que ser sincero, ya no disfruto de la misma forma de los comics. En principio se puede pensar que es porque con los años se cambia de gustos. Pero es que el cambio se ha producido hace muy poco y llevo muchísimos años coleccionando comics.


Los síntomas que he empezado a desarrollar son los siguientes:

Ya no me acuerdo de lo que ha pasado el mes anterior. Antes seguía un montón de colecciones a la vez. Me leía cada mes el número que tocaba y seguía todas las tramas sin problemas. Ahora soy incapaz de acordarme de todo lo ocurrido. Más bien, de vez en cuando, no me acuerdo de casi nada y sólo a mitad del comic, me empiezo a acordar de lo ocurrido en el número anterior. He intentado poner remedio, como ir guardando los comics y leerme sagas enteras. Eso mejora un poco la lectura y comprensión, pero agrava otro problema. De una saga a otra, me acuerdo de bastante menos. También mis preferencias han pasado de la grapa al tomo (el formato que más me gusta ahora)

Los personajes no los siento tanto como antes. Siempre he hecho míos a los personajes y me he metido de lleno en lo que les pasaba. Ahora me ocurre que no reconozco la forma de ser de algunos de ellos. Lobezno es el ejemplo más claro. En un principio, mientras el guionista principal era Chris Claremont, el personaje era coherente. Pero desde que empezó a ‘molar’ más, a aparecer en varios comics a la vez y a ser llevado por varios guionistas que querían que ‘molara’ más, el personaje no tiene perfil definido. Actúa de forma errática.

Las historias no me llenan como antes. Y es que las historias, en muchas ocasiones, me parecen insulsas. Parecen que son para rellenar un hueco cada mes. Lo importante parece no ser la historia en sí, si no tener un número del comic en el mercado cada mes. Tampoco voy a decir que ninguna historia me llame. Ahora mismo hay muchos guionistas que me encantan (Peter David, Ed Brubaker, Grant Morrison, Brian K. Vaughan…) y sus historias me gustan. Pero esos casos son excepción.

Me gustan más las miniseries que las colecciones abiertas. Parece ser que me empiezo a cansar de los culebrones que son las colecciones. Las historias se suceden y nunca se acaban. Si además añadimos que se me olvidan muchos detalles de las historias. Pues que prefiero una miniserie con una historia que se presenta, se desarrolla y se cierra completamente.

Me empiezan a gustar más los libros que los comics. Y eso que he sido, y sigo siendo un devorador de comics. Desde hace mucho tiempo, simultaneo la lectura de comics con la de libros. Siempre he sentido predilección por los comics, pero desde un tiempo a esta parte, me meto mucho más en los libros, en sus historias y en sus personajes.

Hago menos caso de las noticias que vienen de los EE.UU. Soy seguidor fiel de Dolmen desde su número 7 (el primero que apareció en mi ciudad) y siempre, lo primero que me leo son las noticias. Ahora que tengo acceso a Internet casi las 24 horas al día, además del Dolmen, sigo muchas páginas y en especial blogs de información sobre comics. Pero me suelo saltar cantidad de noticias sobre las editoriales americanas (que son las noticias que más leo) o sólo leo el titular y poco más. También tengo que decir, que no me gusta mucho que se destripen argumentos y que a pesar de no pulsar los botones de spoliers, me acabo enterando de demasiadas cosas.


Mañana, expondré las que creo que son las razones para estos síntomas que he descrito. Y es que a este tema le he dedicado mucho tiempo a pensar. ¿Se me estará yendo la afición a los comics o estará mutando?

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Me siento bastante identificado con el post. ¿A tí también te ha pasado llevarte a casa dos veces el mismo comic porque no distingues las portadas y no lo habías leído aún?

Doctor Gorrión dijo...

Alguna vez me ha pasado. No es a menudo porque paso todas las semanas por la librería y me van guardando. Pero si me suele ocurrir que con los comics que no me guardan, no se si me lo he llevado otra semana o no.

La única solución es pasar todas las semanas y llevarte todo lo que te interesa. Después si tienes dudas, le preguntas al encargado si eso ha llegado esa semana o no.

Anónimo dijo...

Por suerte llevos muchos años visitando la misma librería y no hay problema en devolver el material repetido...

Doctor Gorrión dijo...

Eso mismo me pasa a mi, que si no tendría que haberme comido algún comic que otro.