miércoles, 6 de febrero de 2008

Mantener la afición contra viento y marea

Todos sabemos que esta afición por la lectura, ya sea de cómics, de libros o de cualquier revista, necesita tiempo y tranquilidad. Pues desde que nació mi vástaga, ese tiempo se ha reducido radicalmente y la tranquilidad ha desaparecido por completo. Para dato un botón: en todo el fin de semana sólo he sido capaz de leer una página de "Muerte: lo mejor de tu vida". Os lo puedo resumir: cogí el tomo para leer, lo abrí, lo comencé a leer y en ese momento ya tenía algo que hacer. Y ante esta situación: ¿Cómo mantengo mi afición?

Tengo la suerte de que actualmente compro pocas series, con lo que el montante de cómics que leo para estar al día es pequeño. Pero he comenzado a releer cómics que hace muchos años que no leo. Y como el tiempo es limitado, hay que descartar ciertas actividades para poder hacer hueco a la lectura. Por ahora he empezado por eliminar lo más obvio, las horas dedicadas a la televisión. Parece difícil de hacer, pero sólo hay que dejarle el mando de la TV, más conocido como "The power", a mi mujer, y ella se encargará de poner Supervivientes, series españolas varias, concursos de talentos, cualquier debate o cualquier otro bodrio que inunda la TV. Eso te deja el tiempo desde la cena hasta que te acuestas para intentar leer algo.

Espero que con el tiempo logremos un poco más de tiempo libre, aunque con hijos eso es un poco difícil. De todas formas, me lo estoy tomando con calma ya que la pila de cómics y libros que quiero leer es bastante grande. Tendré que aprovechar las vacaciones para poder dedicarme a la lectura. Para que os hagais una idea de lo pendiente, en especial en relecturas:

Relecturas: Factor-X vol.1, Lobezno vol.1, Capitan Britania de Alan Davis, Excalibur de Alan Davis, Star Slammers de Walter Simonson, Inferno, Thor de Walter Simonson, Los Nuevos Titanes de Wolfman y la trilogía del Señor de los Anillos

Lecutras pendientes: La trilogía de La Materia Oscura y Canción de Hielo y Fuego: Juego de Tronos.

3 comentarios:

Carlos dijo...

Hombre, para los que vivimos en ciudades grandes, siempre nos quedará el transporte público. Yo estoy condenado a 1 hora al menos cada día, que aprovecho para leer libros (en casa, ni uno).

Y como aún no tengo tantas responsabilidades, puedo sacar tiempo para leer en el sofá casi todo lo que sigo de cómics.

Ternin dijo...

Tu yo actual es mi yo del futuro. Argggg.

Doctor Gorrión dijo...

Ya me gustaría a mi poder ir al trabajo en transporte público y eso que vivo en una ciudad con buenos transportes. Yo tengo 1 hora diaria pero en coche obligatoriamente. Con lo que pierdo aún más tiempo.

Espero con ansia la jornada intensiva de verano y las tardes en la playita.

A pesar de los contratiempos, prefiero mi yo actual al pasado. Y es que no hay nada más grato e ilusionante que un hijo.