miércoles, 13 de febrero de 2008

¡Cuantos regalitos!

Ayer disfruté de mi 35 cumpleaños con un buen homenaje hecho con todo amor por mi mujer y una buena ronda de regalos. Debe ser que este año he sido muy bueno porque me cayeron un buen número de regalos y eso que me faltan dos por llegar. Se nota que me conocen:

  • Una sudadera, una camisa y zapatos deportivos. Como se nota que saben que odio ir de compras de ropa. No hay nada mejor que te regalen la ropa.
  • Absolute Stardust. Este fue el regalo de mi hijita Ane. Da la casualidad que el día anterior a que naciera mi hija, fui con mi mujer al cine a ver la película basada en la novela gráfica de Neil Gaiman y Charles Vess del mismo nombre.
  • Un libro sobre Pedro Arrupe. Este vasco fue el general de la Compañía de Jesús (Jesuitas). Fue una persona comprometida con los más pobres de este mundo. Esta lucha por los más débiles le granó no pocas desavenencias y broncas con el Vaticano. Así que os sugiero que dejéis de hacer caso a las declaraciones de obispos, conferencias episcopales o vaticano y os fijéis en cristianos como este. Esa es la verdadera Iglesia y no la que sale todos los días en televisión.

Ahora sólo queda que el sabado, que celebro el cumple con el resto de la familia, me entregen esos dos regalos que me faltan. Si es que no se puede pedir más.

1 comentario:

wachinayn dijo...

Toda la razón en tu comentario sobre Pedro Arrupe. Ójala el mundo (incluidos muchos cristianos) se fijara más en gente como ésta, que aunque llaman menos la atención, como tú dices, son la verdadera Iglesia.