jueves, 11 de enero de 2007

¡¡¡Un poco de dinerito para comics!!!! (Parte II)

Ayer me quedé en mi época de universitario y en mis clases particulares para financiar mi afición. Mis periplos desde esa época hasta la actual han seguido de la siguiente forma:


Todo mejoró en el momento en el que me puse a trabajar. Y es que con un sueldo se lleva mucho mejor esta afición. En el mes del salón de Barcelona, me podía comprar todo lo que quería. Era una nueva sensación. De todas formas, esa época duró poco, ya que habiendo hecho una ingeniería (no se suele acabar muy joven precisamente), ya tenía edad suficiente para pensar en comprar un piso. Así que tuve que empezar a ahorrar para la compra del piso. Aquí es donde empezó mi recorte de gastos.

Lo primero que hice es mirar qué colecciones me gustaban más y cuales sobraban. Una vez hecha la primera criba, las futuras cribas que hice más adelante me costaron menos. Así, poco a poco fui reduciendo el número de colecciones que leía y el de tomos también. Más tuve que recortar cuando me compré definitivamente un piso y había que pagar la hipoteca. Y más todavía cuando me independicé. El último recorte lo hice una vez casado y es que a la mujer de uno hay que dedicarla tiempo (a parte de cariño, paciencia, compresión,…) y el especio en casa es finito (y en los pisos de hoy en día, más finito si cabe).

Actualmente sigo pocas colecciones, con lo que mi gasto en comics es muy pequeño, pero esto debido a varios factores: no tengo tiempo para leer, he aumentado mi consumo de libros, me gustaría releerme muchos comics pero eso es incompatible con la compra de nuevos, hay que dedicar tiempo a la familia, amigos, mujer,…

A pesar de bajar el consumo de comics, el presupuesto ha bajado pero no tanto como me gustaría, ya que otra cosa que siempre ha sido una losa en mi deambular como aficionado a los comics han sido las constantes subidas de los mismos. Y dirán que está justificado por el encarecimiento de los costes de producción y de los materiales. Pero comparando precios, cuando empecé como coleccionista de comics en 1990, ese comic me costó 165 pts y actualmente cuesta 1,95€ (324,45 pts). Esto quiere decir que en 17 años el encarecimiento ha sido del 96%. Con lo que la media anual ha sido de un 4%, que aunque algunos años el IPC ha sido de ese pelo, tenemos que recordar que muchos años el IPC ha sido menor. Ya sé que ahora el papel que se utiliza es más caro y mejor pero también han ahorrado muchos costes en muchas partidas (tiempo, personal, materiales,…) debido a la inclusión del ordenador y a la maldita subcontratación.


Y es que hay que reconocer que es una buena afición que te permite descubrir otras formas de arte y cultura y que tiene obras que culturalmente están a años luz de la actual cultura (bien enlatada y con mucho marketing), pero cara… es cara de narices.