lunes, 21 de enero de 2008

Desmontando el Santurio (3ª Parte)

Como última entrada dedicada al desmantelamiento de mi santuario de cómics, voy a comentar cómo fue la venta de los cómics. Lo que tenía claro desde el principio era que para la venta y para crearse una buena fama, había que ser muy serio. También tenía claro que el pago tenía que ser por adelantado por el comprador ya que el sistema de contrareembolso pueda dar lugar a acciones no muy éticas por parte de algún comprador.

Dicho esto, lo que hice fue ir recopilando y clasificando todos los cómics que quería vender. La lista la puse en Internet y esperé a que la gente me pidiera los cómics. En cuanto alguien me los pedía, se los reservaba. Para llevar ese control, tenía una réplica de la lista de los cómics en venta y allí indicaba las reservas y a quien se lo había reservado. De todas formas, antes de cerrar la venta, siempre comprobaba en casa que tenía todos los cómics, que estaban en perfecto estado y que era exactamente como ponía en el hilo de venta. Una vez que me ingresaban el dinero, enviaba al día siguiente los cómics por paquete azul.

En general la gente no me regateaba los precios aunque hubo algunos que pensaron que era una ONG y que regalaba los cómics. Además puedo decir que el 90% de los cómics que vendía estaban nuevos: en el mismo estado que cuando los compré. Y eso se paga. Para que la gente se fiara de esto, lo que hacía era pedir a la gente que le había vendido los cómics, que pusieran un comentario positivo sobre la venta. Tengo que decir que esos comentarios me ayudaron mucho a la venta. Así que desde aquí, gracias a todos los que me ayudaron con algún comentario positivo.

Hubo algún momento en el que controlar todos los pedidos y todas las consultas que me hacía era bastante complicado. Siempre te queda el miedo de meter la pata y no enviar a alguien lo que te había comprado. Pero finalmente, no tuve ninguna equivocación y todo fue perfectamente. Finalmente, con los cómics que no pude vender, me los llevé a mi libraría especializada y allí me los compraron.

Pero que quede claro que esto no es un negocio. Sólo unos pocos cómics los pude vender por encima del precio de compra. Alguno lo vendí a un precio bastante alto sin ser abusivo. Pero por la mayoria de ellos obtuve así como el 60%-70% del valor de portada.